facebooklinkedingyoutubetwittertwitterinstagramicon
Phone+34 91 512 34 88 

Gamificación, una dinámica que refuerza las habilidades y conocimientos de los alumnos

Gamificación alumnos eventos

Aprender, compartir, disfrutar, reír, emocionar, motivar, formar… y un sinfín de ventajas que la gamificación puede ofrecer en un ámbito educativo. A los alumnos del Máster en Organización Integral de Eventos -y al jurado- les resultó una acción de lo más atractiva y motivadora, pues consiguió potenciar el engagment con ESODE Business School, creando emociones y experiencias únicas en el marco de la formación en una escuela de negocios.

En el contexto en el que vivimos, la motivación juega cada día más un papel muy relevante en este tipo de centros, y más aún cuando los estudios están enfocados en un sector donde lo experiencial, las relaciones entre personas y las emociones son ingredientes indispensables para su funcionamiento.

No podíamos, por tanto, no sumarnos a contar con este tipo de modelos y dinámicas de formación tan diferentes a las habituales. El objetivo era consolidar y complementar los conocimientos, capacidades y habilidades adquiridas durante el curso académico. Y así lo hicimos: el pasado martes, 28 de marzo, nos remangamos y comenzamos el juego de Athax.

¿En qué consistió esta acción de gamificación?

Organizados en 5 equipos, sobre el ruedo (tablero gigante), los alumnos de máster pusieron a prueba sus habilidades y sabiduría desde su concepción hasta su evaluación, pasando por la estrategia, implementación, producción, ejecución, gestión presupuestaria, optimización de recursos, logística, post-producción y el cierre de cualquier tipo de proyecto en el proceso de organización de un evento.

En un entorno divertido, muy animado y, por supuesto, empático, fueron guiados por un divertidísimo árbitro que velaba por el cumplimento de las reglas del juego, animando a la participación y a que el ritmo no decayese… Por su parte, un jurado, conformado por profesorado y personal técnico de ESODE Business School, era el encargado de valorar, legitimar y recompensar con #Eurosodes (la moneda oficial de nuestra escuela de negocios).

A lo largo de 4 horas, ¡que pasaron volando!, fueron innumerables los momentos de pura competición, de alegrías, de quebraderos de cabeza buscando la mejor de las soluciones a los casos planteados, de gritos, risas e incluso llantos (provocados, obviamente, por unas risas incontroladas…). El juego avanzaba, la competitividad crecía y la motivación se colocaba descaradamente en los rostros de los alumnos participantes, porque todos querían llegar a la última casilla del tablero, para postularse como los triunfadores, los más hábiles y aplicados del máster. Solo que, en esta ocasión, se produjo un empate entre los dos primeros, por lo que tuvimos que dividir la recompensa… -y ellos, tan contentos-.

La experiencia fue, sin duda, de las más enriquecedoras que hemos llevado a cabo como dinámicas en la formación, porque conseguimos motivar y reforzar las habilidades y el conocimiento del programa, fomentar la competencia, estimular las conexiones entre los alumnos y algo muy interesante -desde el punto de vista del comportamiento de las personas- que se desprendiesen de miedos, cortes, vergüenzas, apuros… y que se entregasen por completo a este fabuloso juego de la formación. Nosotros creemos en los beneficios de la gamificación, ¿y tú?