facebooklinkedingyoutubetwittertwitterinstagramicon
Phone+34 91 512 34 88 / Phone+34 91 794 46 54

El talento para la innovación

Organización

Un proceso y una metodología son insuficientes para garantizar el éxito en el momento de querer innovar desarrollando nuevos productos y servicios, se requiere también de 2 factores importantes: 1.- Una visión que haga “tangible” la innovación dentro de la empresa. 2.- Contar con el talento necesario y apostar por el trabajo multi-funcional.

La visión debe ser clara y reflejar un compromiso hacia la innovación, ¿Por qué?... simplemente por el hecho de que una empresa comprometida hacia la innovación asume que para lograr estos objetivos, enfrentará ciertos riesgos y por ende, permitirá que las personas asuman esos retos, se comprometan con los nuevos proyectos y que sean medidos por estas nuevas responsabilidades.


Por lo contrario, una empresa que no cuenta con una visión alineada hacia la innovación, será prácticamente imposible que su estructura quiera emprender nuevos caminos, simplemente porque el riesgo no se comparte y no se acepta como tal.

Un ejemplo muy claro de lo que pasa en Latinoamérica con respecto a esto queda ilustrado en el documento generado por Manpower, La Integración del Talento en América Latina, dónde la Creatividad, Liderazgo, Negociación, Trabajo en Equipo y Toma de Decisiones son las competencias consideradas por los empleadores como indispensables y al mismo tiempo son las más difíciles de encontrar. Fue interesante observar que en muchas de esas organizaciones que solicitan personal con estas competencias no cuentan formalmente con una visión que impulse a la Innovación como una forma tangible dentro de su cultura y por tanto potencialice esas mismas competencias que les parecen indispensables.

¿Cualquier grupo multi-funcional puede innovar?, no necesariamente.

Para innovar se requieren de 4 características fundamentales: clarificar, idear, desarrollar e implementar, no todos tenemos las mismas preferencias hacia cada una de estas características y esto es algo que tenemos que tener claro al integrar equipos multi-funcionales destinados a desarrollar nuevos productos y / o servicios.

Generalmente la selección de las personas para la creación de estos equipos se realiza de acuerdo a la posición que tiene o al área funcional a la que pertenece, ejemplificando un poco: requiero al gerente de ventas y/o alguien de su área ya que entiendo o percibo que ellos tienen la experiencia o el conocimiento sobre un cierto tema, este tipo de selección dependiendo del tipo de proyectos es efectiva, sin embargo, cuándo pensamos en desarrollar algo nuevo además de contar con gente que tenga cierta experiencia, necesitamos también contar con personas que tengan una mayor afinidad o preferencia hacia la clarificación del problema , a la generación de ideas, al desarrollo del proyecto y a la implementación del mismo.

Algunos autores se refieren a 4 tipos de estructuras que se utilizan para la innovación:

1.- Los Equipos funcionales. Este tipo de equipos los conforman personas de diferentes áreas funcionales de la organización, liderados por algún sponsor ejecutivo de un área funcional que no tiene poder sobre los resultados de las personas involucrados ni un presupuesto asignado.

¿Qué tipo de proyectos podemos gestionar con esta estructura? Proyectos de bajo riesgo como algunas mejoras a un producto, servicio o proceso que impacte al cliente, que no es un factor fundamental para que las ventas caigan o crezcan necesariamente.

2.- Equipos Ligeros y pesados. En estos casos el rol del sponsor o líder asume más poder para evaluar el desempeño del equipo con respecto a los resultados del proyecto. Muy probablemente el líder no esté relacionado necesariamente con alguna de las áreas a las que pertenecen los miembros del su equipo pero tiene una posición directiva de primer nivel dentro de la empresa.

Los proyectos involucran un mayor riesgo, con una mayor inversión, un tiempo más largo para medirla, pueden ser proyectos que le ayuden a la compañía a entra a un nuevo mercado con su mismo servicio o por el contrario lanzar un nuevo servicio en el mismo mercado.

3.- Equipos Autónomos. El equipo responde completamente por el resultado global del proyecto, su líder tiene un presupuesto que le permite invertir en cualquier etapa del proyecto o proceso. Generalmente estos equipos viven una vida aparte de su organización, ya que trabajan de manera autónoma, tomando sus propias decisiones al interior del equipo.
Estos equipos se crean para lanzar innovaciones radicales, es decir desarrollan nuevos productos o servicios para un nuevo mercado, el riesgo es muy alto ya que ponen todo bajo una misma canasta pero el éxito también es alto tanto para la compañía como para ellos mismos.

En general todos los equipos tienen sus ventajas y desventajas, en mi experiencia el tema más importante es que ningún equipo funcionará sin el talento correcto.

Innovar no es una tarea de una sola persona o un área, este es un concepto o idea muy arraigada en nuestra dinámica latinoamericana, Innovar es un reto de una compañía y las personas que ellas la integran, sin una visión clara, reglas claras, procesos y sobre todo el talento, jamás se llegará a un buen puerto la innovación, si por lo contrario tomamos las decisiones correctas y en verdad la hacemos nuestra las recompensas son muy grandes no sólo en el ámbito económico sino en muchas otros factores más.