facebooklinkedingyoutubetwittertwitterinstagramicon   

Phone+34 91 512 34 88 / Phone+34 91 794 46 54

Ariel Déniz: La creatividad en los eventos, todo nace en ti

ariel

Los eventos son, en la práctica, un fenómeno creativo en el mismo. De todas las acciones que se pueden desarrollar en el ámbito de la comunicación y el marketing de una empresa, es en el diseño, la producción y la celebración de eventos donde la dimensión creativa se respira con más intensidad. En los últimos años se han multiplicado, y se siguen multiplicando, los recursos que se destinan al desarrollo de eventos no sólo en aquellas industrias donde destacan los grandes anunciantes, también en la esfera de las pequeñas y medianas empresas, así como en el desarrollo emprendedor individual.

Ya sean eventos de lanzamiento o presentación, inauguraciones, entregas de premios y certámenes o eventos propios de una ola de campaña; la creatividad tiene un papel central puesto que los eventos más originales son habitualmente más apreciados y los más emocionantes e impactantes son también los más recordados.

Además, hoy sabemos que la creatividad es un aspecto de la identidad y de la función psicológica humana. Esto quiere decir que no les planteo aquí el concepto de creatividad como una capacidad que se tiene o no se tiene, ni siquiera nos acercamos a ella desde el punto de vista de una dimensión cognitiva superior (que lo es). Entiendo la creatividad como una función de procesamiento, esto es como un modo de tomar decisiones, buscar soluciones y encarar una tarea de modo que podamos afirmar que la función creativa se usa o no se usa: como sucede con el cálculo, la inteligencia verbal o la capacidad que tenemos las personas de tolerar la frustración o manejar la ansiedad. Esto nos lleva a considerarla como un fractor multidimensional: por lo que no se puede afirmar que se puede aprender a pensar creativamente. Y no se puede porque el pensamiento es en sí mismo una función creativa. Lo que sí es cierto es que podemos desarrollar ciertas vías que nos ayudan a sacar un mayor beneficio de esta función.

Así es como a lo largo de los útltimos años de investigación hemos podido mapear con cierta precisión la idoneidad de ciertas prácticas en el desarrollo de un proceso creativo eficaz y centrado en objetivos.

Visto así parecería que hablamos de tipos de personas y no de modos de procesamiento, de maneras de pensar, por lo que hace unos años desarrollé un modelo integrado que sirve como vía de profundización y supervisión del ajuste creativo en adultos: el MDDN: Modelo Dinámico de Desarrollo de la Novedad (Déniz- Robaina, 2009), donde soportamos el desarrollo creativo en dos grandes bloques de actividades (INTELIGENCIA PRÁCTICA Y AUTONOMÍA) que soportan las dos dimensiones cruciales (MOTIVACIÓN DE LOGRO Y NOVEDAD) a través de la búsqueda deliberada del equilibrio entre ambos segmentos a través de la tolerancia a la frustración, la apertura a la experiencia y la búsqueda de la belleza.

La búsqueda del equilibrio de los elementos centrales suponen un apoyo del sistema y a la vez un modo de desequilibrarlo, en tanto en cuanto la tolerancia a la frustración es esencial para permanecer el tiempo suficiente en encontrar una solución. Lo mismo que sucede con la apertura a la experiencia o la búsqueda de la belleza: son a la vez potenciadores y factores de riesgo del desarrollo creativo y del mantenimiento de la novedad: ya sea en el desarrollo de la idea central para un evento, una actividad de promoción o un sencillo cambio personal y su sostenibilidad en el tiempo.

Con el tiempo, son las marcas líderes las que mejor aplican estas variables en el desarrollo y creación de sus eventos y son los profesionales de la gestión y dirección de eventos los que, profundizando en estas dimensiones personales, mejor y mayor partido sacan de sus accines de comunicación y marketing a través de eventos de marca.

Si eres capaz de avanzar en tu resistencia a la frustración, estás abierta a la experiencia y muestras interés en la estética y la belleza: entonces tienes gran parte del camino recorrido. Estoy seguro de que así acabarás teniendo entre manos alguno de los eventos que más recordaremos todos en el futuro.