facebooklinkedingyoutubetwittertwitterinstagramicon   

Phone+34 91 512 34 88 / Phone+34 91 794 46 54

Alberto Gómez: La importancia de los procesos de comunicación de la RSC en los eventos

31670f7

Alberto Gómez es un convencido de la sostenibilidad y del poder de la comunicación en los eventos. Profesor de ESODE desde hace varios años ha sabido compatibilizar su vida como docente en diversas instituciones educativas y su labor de empresario al frente de su proyecto más ilusionante: su propìa empresa de consultoría especializada en sostenibilidad para la industria de los eventos: Ephymera Sostenibilidad. Este año se ha embarcado en un nuevo proyecto y ha lanzado la primera plataforma para la gestión integral de la sostenibilidad en eventos y el primer sistema de certificación de la sostenibilidad del sector de eventos de toda Iberoamérica "Eventsost"

2 de diciembre de 2014. Cada día tenemos más claro que el modelo de crecimiento y desarrollo que nos ha llevado hasta esta encrucijada histórica en la que nos encontramos ha resultado, cuando menos, poco sostenible, tanto en el plano económico, como social y medioambiental.

Precisamente esas tres claves, la económica, la social y la medioambiental constituyen los tres pilares sobre los que se sustenta la cultura de la Responsabilidad Social, RSC, que en los últimos años se está convirtiendo un must empresarial, que se abre paso con fuerza dentro de un cambio de paradigma económico destinado a encauzar nuestro rumbo como sociedad y como civilización.

Cada vez más las empresas analizan su manera de orientar sus procesos de negocio hacia un modelo en el que no sólo la variable beneficios/pérdidas es la única que se emplea para medir el impacto de una compañía, sino que otras variables como las mencionadas en la RSC son también cotejadas para valorar el resultado empresarial.

Pues bien, en este contexto no son pocas las empresas u organizaciones de otra índole que han desarrollado y puesto en marcha políticas y estrategias de RSC con las que alcanzar todos estos objetivos que mencionamos: planes de integración de personas con discapacidad, criterios de gestión medioambiental de las operaciones de la compañía, campañas de sensibilización de los empleados con temas de índole social o medioambiental, planes de conciliación de la vida laboral o actividades de voluntariado social para los empleados son sólo algunos ejemplos.

Es decir, que las empresas saben ser responsables y saben cómo generar impacto con sus acciones y actividades de RSC.

En muchas ocasiones las responsabilidades de RSC o de sostenibilidad recaen directamente en los propios DIRCOM de las empresas, algo que sin lugar a dudas es muy acertado, pues comunicar a los grupos de interés de la compañía (clientes, usuarios, accionistas, asociaciones ecologistas o de otro tipo, etc) lo que se está haciendo en temas de justicia social, integración de personas, medio ambiente y otras temáticas, no sólo es necesario para la imagen y la reputación de la empresa, sino que además sirve para poner en valor todos los aspectos positivos que aporta la RSC.

Pero algo se echa en falta, y es lo que venimos a reivindicar en este artículo. A la hora de organizar los eventos que planifican muchas empresas que se destacan por tener políticas y estrategias de RSC, al menos en España, se sigue echando en falta los briefings, que el cliente pida de manera explícita que sus eventos contemplen la sostenibilidad, tanto en sus operaciones de producción del evento, como en sus contenidos.

Desde el road- show hasta la convención, pasando por todos los tipos de eventos que a lo largo del año encarga una compañía, siempre el DIRCOM o el DIRMARKT deberían indicar en las especificaciones del evento que pasa a sus agencias que, en primer lugar, las operaciones para desarrollar el evento deben estar dentro de las buenas prácticas sostenibles del sector (minimización del consumo de materiales, catering más sostenible, recogida selectiva de residuos, etc), y en segundo lugar, que la temática de la sostenibilidad sea parte de los contenidos del evento y además tenga la visibilidad necesaria para que pueda ser un factor de éxito más dentro del evento.

Creemos que es importante que las políticas y las estrategias de RSC no se olviden a la hora de organizar los eventos de empresa, y que la sostenibilidad sea una variable más a puntuar en un concurso junto a otras como precio, creatividad, logística, innovación, etc, pues un evento es el escaparate no sólo para los empleados, sino de cara al público, a los clientes y al accionariado, y lo que en ellos transmitamos es lo que también comunicaremos.

Por eso es muy importante que, cuando hagamos un evento más sostenible, hagamos también un esfuerzo por comunicar esos matices que hacen que el evento tenga ese halo de sostenibilidad entorno a sí mismo, pues al comunicar esta sostenibilidad con que somos capaces de organizar el evento, estamos poniendo en valor la sostenibilidad y la RSC de nuestra empresa, y por ende estamos transmitiendo valores sostenibles a los grupos de interés, o lo que es lo mismo, hacemos que la RSC genere impacto.

Resumiendo, no nos podemos olvidar de exigir y valorar la variable sostenibilidad en los eventos, ni de comunicarla en el evento.

Artículos relacionados:

- www.eventsost.com/noticia-11

- www.ephymerasostenibilidad.com/catering-sostenible/